Pornomanía

¿Te gusta el porno? ¡A mí también!

A estas alturas de la historia todavía hay quienes condenan la pornografía ofreciendo argumentos como que denigra a los actores y caricaturiza el sexo. Siendo sinceros, considero que más de uno de los que están leyendo esto quieren -y me incluyo- ser denigrados de esa manera.

La mayoría de los hombres, por no decir todos, hemos visto este tipo de películas y nos hemos imaginado dentro de alguna escena y en la posición de alguno de los actores. Ya sea por sus físicos esculpidos por horas de gimnasio, el tamaño de sus miembros o el placer que supone sienten en el momento, queremos meter nuestras cabezas en la pantalla, tanto metafórica como literalmente.

Algo que no puedo negar es que una escena de sexo es tan ensayada y programada como la de cualquier película de acción que hayas visto. Desde colocar la cámara en ciertos ángulos de forma tal que las “cosas” se vean mucho más grandes de lo que en realidad son, hasta hacer que tres “metidas” se conviertan en 45 minutos de penetración fluida y sin descanso, repitiendo esas tres metidas una y otra vez, y desde diferentes cámaras y ángulos. Estos aspectos hay que dejarlos claros porque muchos hombres pueden llegar a sentirse acomplejados si no tienen 24 cm de carne entre sus piernas y si tampoco pueden penetrar más de media hora seguida.

La pornografía, más allá de las posturas moralistas, es un método de entretenimiento para adultos; pero recuerda que nada en exceso es bueno, cuando sientas que ésa es la única forma en la que puedes excitarte entonces es momento de dejar un poco de lado este tipo de materiales y buscar el contacto humano que no puede ser reemplazado por nada en el mundo.

Quienes condenan y señalan con la mano derecha son aquellos que se masturban con la izquierda mientras ven una película sadomasoquista, así que no te sientas incómodo por lo que haces en la privacidad de tu habitación para entretenerte y deja de esconder tu colección de películas bajo el colchón o con una clave en una de las carpetas de tu computador con el nombre de “proyectos de investigación” pues no eres el primero ni serás el último en disfrutar de este tipo de material.

Si ver pornografía es una enfermedad entonces no me quiero curar.

COMPARTE ESTO

 
Copyright © Neouomo. Designed by OddThemes & Best Wordpress Themes 2018