Belleza masculina perfecta, ¿mito o realidad?

Rick Day
Desde tiempos antiguos este término ha sido objeto de inspiración de muchos artistas, pintores, escultores, músicos, escritores, guerreros, y hasta filósofos.


Pero a ciencia cierta no conocemos realmente lo que es belleza debido a lo ambiguo y relativo que resulta algo hermoso para unos mientras no lo es para otros, por ende cada quien tiene su ideal definido. Lo que nos parece atractivo es porque se asemeja en características al concepto predefinido que tenemos en nuestras mentes de belleza.

A través de la historia han surgido mitos acerca de esto: Adonis, un joven cuya hermosura generó la disputa de su tutela por dos Diosas: Afrodita, soberana de la belleza, y Persefone, soberana del Inframundo. También es muy popular la leyenda del joven Narciso cuya belleza era admirada por mortales y divinidades, tanto que esta misma lo llevo a su muerte: no pudo apartar su mirada al verse reflejado a sí mismo en un espejo de agua y en una contemplación absoluta e incapaz de apartarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas, de ahí proviene el término “narcisista”.

Una de las obras de escultura más importante del mundo, y cuyas visitas anuales recaudan más de 8 millones de euros, es el cuerpo perfecto del David de Miguel Ángel Buonarotti, que ha sido por siglos el reflejo de una belleza masculina perfecta tallada en mármol.

Pero para alcanzar la belleza no es necesario pasar horas de entrenamiento forzado en el gym o autocastigarnos con estrictas dietas, sólo basta sentirnos bien con nosotros mismos; esto hace que al vernos al espejo realcemos nuestras virtudes y atributos.

Una autoestima balanceada hace sentir a un pequeño David como todo un Dios del Olimpo.


Por Róbert Perdomo

COMPARTE ESTO

 
Copyright © Neouomo. Designed by OddThemes & Best Wordpress Themes 2018