La gran injusticia de la igualdad

Desde hace muchos años las mujeres han venido peleando por sus derechos como seres humanos iguales a los hombres y sin duda han ganado grandes espacios. Desde poder opinar hasta votar pasando por el derecho a estudiar, han luchado por cosas que jamás se debieron cuestionar; sin embargo, hay algo que me hace preguntarle a cualquier mujer cuándo realmente sinceraremos la igualdad.

Las mujeres quieren ser iguales a los hombres pero sólo en los tópicos que les conviene. Algo así como los cristianos que profesan el nuevo testamento pero toman del antiguo lo que les plazca para seguir jodiéndonos la vida y seguir haciéndonos sentir culpables hasta por respirar.


La sociedad nos ha impuesto desde siempre que debemos proteger y respetar a las mujeres pero qué se les pide a ellas para con nosotros. Parece que se les dio carta abierta para hacernos lo que se les antoje.

Desde cuestionar nuestra hombría, menospreciarnos en la cama por nuestro tamaño del pene o técnica para usarlo (por supuesto que hablo de hombres héteros), pasando por lo mal que hablan de nosotros cuando terminamos una relación (de pareja o amistad) y llegar hasta los golpes cuando se sienten ofendidas sólo por mencionar algunos niveles de descaro que han alcanzado las féminas.

Y qué pasa cuando nos expresamos mal de una mujer con la que hemos tenido un problema ¡Fácil! nos llaman "poco hombre", que si un hombre no debe hablar de una mujer, que si no tienes madre o hermanas y bla bla blá.

¿Por qué no nos dejan defendernos y expresarnos? ¿Por qué cuando existe una mujer los sentimientos del hombre no valen? Tal vez es nuestra culpa por querer ser siempre caballeros y esto les ha dado a entender a ellas que se merecen todo sin nada a cambio.


Y qué pasa cuando una mujer golpea a un hombre. No nos podemos defender porque "a una mujer ni con el pétalo de una rosa",  somos más fuertes y más bla bla blá... Es decir que debemos dejarnos golpear y humillar simplemente porque si nos defendemos no somos hombres.



Tuve la suerte de criarme con mi madre y hermana y si algo me enseñaron ellas es que las mujeres se respetan pero yo, como hombre, también merezco ser respetado. Si somos iguales entonces el respeto se gana. 

No porque seas mujer puedes tomar ventaja e irrespetarme, así como por ser hombre no puedo tomar ventaja de mi supuesta fuerza superior e irrespetarte como mujer.

Si me respetas, te respetaré; si hablas de mí, hablaré de ti; si me golpeas, te golpearé ¿todavía quieres ser igual a mí? O ¿prefieres quedarte como la frágil de la historia? y entonces te pregunto:

¿CUÁNDO REALMENTE SINCERAREMOS LA IGUALDAD?

COMPARTE ESTO

 
Copyright © Neouomo. Designed by OddThemes & Best Wordpress Themes 2018