No soy nada si no soy yo

Desde hace algunos años he venido perdiendo interés en las celebraciones que alguna vez fueron tradicionales, y eso tal vez se deba a que soy Deísta y no cristiano.
Aunado a eso he visto como simplemente carecen de significado, nadie recuerda la razón de ser, sólo las ven como una excusa para los excesos. Vemos que todo se enfoca en quién tiene la casa mejor adornada, la ropa más llamativa, la comida más abundante y reconocida, y los regalos más costosos.

Tal parece que se han olvidado del significado de cada fecha, y todo se resume en celebración sin importar el porqué de la misma.

Tal vez ya llegué a una edad en la que nada me importa, las reuniones familiares se han vuelto tediosas y patéticas. Las fechas se tornan mecánicas, las mismas acciones una y otra vez.

Por ejemplo, pasada la vulgar celebración del nacimiento de Jesús, viene el fin de año y siempre he visto el mes de diciembre como los 31 días de estupidez sobrenatural en el que las personas hacen promesas que jamás cumplirán como dejar de decir malas palabras, no fornicar con cuanto ser humano se les atraviese, bajar los 10 kilos de más que ostentan (más los 5 que ganarán ese mes) y así seguirán hasta que el próximo año traten de ignorar que no lograron absolutamente nada de lo que se propusieron.

De todo esto sale una de mis filosofías de vida: Deja los sueños a los ilusos y los objetivos a los estrategas.

Debemos dejar pensar en los sueños pues de ellos podemos vivir hasta que la realidad nos despierte. Si hay algo que me aburre a más no poder en esas fechas son los ilusos, aquellos hombres y mujeres que piensan en tener el cuerpo, estilo de vida, personalidad y hasta el príncipe o princesa de la perfección.

Amigos, déjenme decirles que si no se fajan con la alimentación y el ejercicio entonces el cuerpo de tus sueños no llegará y seguirá siendo el de sus pesadillas, si no trabajas hasta el cansancio no tendrás el estilo de vida que quieres sino el que te mereces, tu personalidad es incambiable así que evita querer ser el tipo sexy de tus círculos sociales, y sobre todo jamás te llegará la persona perfecta porque sencillamente no existe, y en caso de llegar  ese príncipe o princesa en el caballo blanco entonces, ten por seguro, que el equino hará desastre por toda la casa y posiblemente te pateará el estómago.

Por favor, seamos realistas. Partámonos el lomo en el gimnasio, trabajemos por lo que queremos tener, aceptemos quiénes somos tal y como fuimos hechos y sobre todo AMEMOS A QUIÉN NOS AMA TAL Y COMO SOMOS.

He ahí la esencia de la vida, aceptar como eres pero siempre buscando mejorar, estar en paz contigo y no vivir por los demás.

La vida es una sola para estar perdiendo el tiempo pensando en tonterías y sueños por cumplir. Y sí, a lo mejor soy el Grinch que vino a j0d3r sus fiestas pero personas como yo son necesarias en el mundo porque los ilusos terminan viviendo en situaciones de las que nunca van a sentirse completos, con vidas vacías y carentes de estímulos, con el príncipe o la princesa que se convirtió en la bruja del cuento y con un sueño que, jamás notaron, poco a poco se convirtió en pesadilla.

Tómate un par de días para establecer metas realistas, que no se basen en lo fantástico pero que te motiven a dar lo mejor de ti. Espero que el próximo año las hayas conseguido y te sientas más cómodo contigo, al final del día nadie tomará un consejo que no pidió.

Los sueños sólo existen cuando dormimos, el hecho de que cuando despertemos ya no existan, ¿no te dice algo?

Comparte esto:

 
Copyright © Neouomo. Designed by OddThemes