¿Con barba o afeitado?

Rick Day
Barbas van y barbas vienen. Es el complemento de moda en la actualidad. Algunos disfrutan dejársela y olvidarse del afeitado; otros no cuentan con esa vellosidad y sufren por las esquinas. Lo cierto es que, la tengas o no, debes cuidar esa porción de piel en tu rostro, ¡ninguno queda exento!


El cuidado habitual de la cara del hombre es bastante conocido, pero la zona de la barba debe poseer especial atención por las actividades que allí se realizan.

El rostro del hombre cuenta con una piel más grasa que las mujeres y de allí más impurezas, por eso la facilidad de irritarse con el afeitado, e incluso sin él. Pero por otro lado contamos con muchas fibras de colágeno que lo protegen del medio ambiente y explica la razón de que las arrugas aparezcan mucho después en la cara del hombre


Barbas

Hoy en día han vuelto las barbas como parte del atractivo masculino. Bien cuidadas y recortadas, se convierten en una pieza fuerte del atractivo del hombre y le aportan una imagen ruda y varonil.

El hecho de dejar de lado las afeitadoras no supone el olvido del cuidado de esta zona, ¡todo lo contrario! La barba necesita especial atención para no verse como un nido de pterodactylus.

La barba debe estar siempre… SIEMPRE… contorneada. No puedes dejarla crecer como si de un bosque se tratara, debes darle la forma adecuada limpiando el cuello, los pómulos y todo su borde. Busca una definición concreta para que luzca prolija.

No sólo debe estar contorneada sino también controlada. Selecciona el largo que debe tener y recórtala con ayuda de una máquina con peine para mantenerla en su sitio.

Procura lavarla como si de tu cabeza se tratara. Utiliza un champú suave una vez a la semana para eliminar todo el sucio e impurezas que pueden acumularse en ella.


Afeitado

El afeitado es parte de la rutina del varón, pero muchos desconocen cómo proteger su piel del desgaste que puede suponer pasar una hojilla diariamente por el rostro.

Lo primero que debes saber es el momento adecuado para afeitarte, antes o después de bañarte. Antes, la piel conserva sus aceites protectores y, después la barba está más suave por el agua. Todo va a depender de tus necesidades.

Si sufres de irritación entonces trata de utilizar una hojilla nueva cada vez. Aunque esta regla es muy abierta ya que hay marcas que conservan el filo intacto por mucho tiempo. La idea es que corte perfectamente en una o dos pasadas como máximo.

La espuma o gel de afeitar es opcional, puede ser sustituida por jabón de tocador. Prueba y nos cuentas.

¡Ahora sí estamos listos!

1. Facilita el corte preparando tu piel con humedad, ya sea vapor, una toalla mojada sobre el rostro o un baño antes de afeitarte. Esto disminuirá la rigidez del vello y a la vez las posibles irritaciones.

2. Aplica la espuma, gel o jabón de tocador sobre tu rostro. Este producto servirá de lubricante y facilitará el paso de la hojilla por la piel.

3. Pasa la hojilla en sentido de crecimiento del vello y no al contrario, ya que podrías irritar la piel o cortarla.

4. Enjuaga con abundante agua y aplica una crema humectante, hidratante o tónico desinfectante.  

Una apariencia sofisticada con la cara afeitada o un estilo imponente con una barba varonil. ¡Escoge y siéntete seguro del hombre que eres!

COMPARTE ESTO

 
Copyright © Neouomo. Designed by OddThemes & Best Wordpress Themes 2018