Un macho posesivo, ¿lo quieres?

La naturaleza posesiva del hombre sale a flote en muchos momentos de nuestras vidas; sin embargo, es más notoria al momento de tener una relación sentimental con alguien, es allí cuando demostramos lo territorial que llegamos a ser sin mirar nuestras propias acciones.


Es muy fácil que cualquier hombre se le desorbiten los ojos cuando un cuerpo precioso pasa por nuestro lado y resulta casi imposible poder disimular nuestra atracción o gusto por observar a esa persona; pero cuando es nuestra pareja quien lo hace entonces sale a relucir lo peor de nosotros, y es que nos comportamos como cuando éramos niños y el vecinito quería jugar con nuestros juguetes. 

Así también pasa con las infidelidades: se nos hace muy fácil ser infieles, incluso con personas poco agraciadas físicamente y hasta menos que nuestra pareja pero no le damos mayor importancia. La pregunta es: ¿Qué pasa cuando nuestra pareja es quien lo hace? ¿Le seguimos restando importancia?
¿Por qué podemos ser infieles cuando queremos (o podemos) pero cuando se trata de nuestra pareja se nos retuerce el estómago de sólo imaginar que pueden estar con alguien más? ¿Es machismo o simple egoísmo?

Algunas personas dicen que los hombres tendemos a separar el cuerpo de nuestros sentimientos, es decir, podemos ser infieles con el cuerpo siempre y cuando nuestras almas y corazones les sigan perteneciendo a nuestra pareja; pero también marcamos firme posición sobre si nuestra pareja hace lo mismo: NO. No queremos que hagan lo mismo, es una cuestión de "animales marcando territorio", soy de quien decido pero mi pareja es mía y de nadie más.

No hay duda que cuando un hombre no respeta a su pareja, estando con alguien más, es el resultado de un vacío emocional que intentará llenar con sexo para encontrar al final que ese vacío no se ha llenado.

Es un tema que seguirá dando de qué hablar pues la postura del hombre sigue siendo machista: Mi carne es débil pero la tuya no.

Hace poco tiempo surgió un estudio que afirma que los hombres somos infieles para no abandonar a nuestras parejas, pues buscamos no aburrirnos pero preferimos tener a alguien estable que esté allí para nosotros, ese lugar fijo al cual llegar, que nos proporcione paz y tranquilidad.


Algo que ha cambiado es el concepto en sí de "pareja", pues ahora las hay homosexuales -que en algunos países desarrollados tienen todas las características legales que las heterosexuales- y es entonces cuando se ven dos hombres juntos y hace pensar que ambos son infieles porque así es la naturaleza masculina.


Debo dejar en claro que al estar en una relación de cualquier índole deben existir ciertas normas para mantener la armonía. No es de extrañar que algunos decidan tener relaciones abiertas o permisivas, lo importante es tener las cosas en claro y que no surjan complejidades y actitudes que desvirtúen la paz de dos (o más) personas que escogieron estar juntas.


La infidelidad seguirá existiendo, tanto en hombre como mujeres, de nosotros está el futuro de esa relación, algo sí debe quedar sin duda y es que cuando alguien es infiel no cambiará jamás, en tus manos está el permitir ese tipo de comportamientos o buscar algo que realmente te haga feliz.

Comparte esto:

 
Copyright © Neouomo. Designed by OddThemes