La última evolución del hombre

Rick Day
Al hombre se le han impuesto ciertos papeles dentro de la sociedad desde que tenemos noción del tiempo.


Proveedor y protector son dos de los primeros adjetivos que diría cualquiera para esbozar a su hombre perfecto: sin embargo, es común que las personas antes mencionadas, luego de encontrar a su príncipe soñado, se quejen del típico machismo que ellos mismas estimularon.


Más allá del macho ha surgido una nueva visión del hombre que muy difícilmente nuestras abuelas aceptarían, y es que no pasa desapercibido el cambio radical que ha tenido el varón en las últimas dos décadas: desde vestir a la moda, pasando por la religiosa visita al gimnasio, hasta usar lociones y cremas para mejorar su aspecto. Ya no ignora la forma en la que se ve sino que es un sutil experto en marcas.

El cambio de actitud del varón, al darle más importancia a su fachada, genera un estereotipo difícil de quitar, es por ello que, a principio de la década de los noventa, se acuñó el término metrosexual para definir al hombre que se preocupa por cómo luce y desligarlo así de cualquier orientación sexual.

Este nuevo estilo de vida engloba una serie de características que muy pocos conocen pues el metrosexual no es exclusivamente un fashionista sino el varón que busca sentirse bien consigo mismo para generar la armonía en su autoestima que le permita desarrollarse como un hombre íntegro y libre de ataduras simbólicas antiguas.

Aplaudo a los que, como yo, quieren verse y sentirse mejor cada día. Con el paso del tiempo la sociedad entenderá que estamos en una nueva etapa de la historia en la que el hombre ya no es el desarreglado y ausente del mundo de la moda y que este nuevo hombre está surgiendo desde las bases de la masculinidad. 

Comparte esto:

 
Copyright © Neouomo. Designed by OddThemes