Bases de una relación gay duradera

Todos tenemos alguna historia escalofriante de una relación que queremos olvidar; pero cuando creemos que ya está en el pasado entonces vuelve para atormentarnos la existencia.

Tranquilo, no eres el único. Tal vez, al darte cuenta de esto, te relajes más y no compliques tanto tu vida pues nadie escapa de un trauma antiguo que te enseñó cómo sobrellevar tus siguientes relaciones.

Pero ¿qué aspectos se deben tomar en cuenta para que una relación funcione? Sin importar la cantidad de libros que hayas leído (o no) sobre el tema, te encontrarás con dos palabras claves: respeto y confianza.

El respeto funciona como un soporte para mantener la armonía, cuando existe se piensa en el otro como uno mismo, tomando en cuenta los sentimientos y propiciando así situaciones que los hacen sentir a gusto cuando están juntos. Esto también incluye la famosa frase “no hagas lo que no quieres que te hagan”.

La confianza se construye con el tiempo, mientras más compartan podrán conocerse a fondo y así descubrir los valores de crianza de ambos, eso ayudará a decidir si se puede confiar en el otro. Cuando existe, está presente tanto al momento de estar juntos (al poder conversar de todo sin temor alguno) como separados (estar tranquilo con el comportamiento individual del otro), por eso se dice que este aspecto es la base fundamental para  llevar una relación sana de cualquier tipo.

Si ya cuentas con esos dos elementos, el que sigue es un asunto físico. Sí, el sexo. Es nuestra forma de relacionarnos “a fondo”, y más allá de la excitación y el orgasmo, debe permitir que te sientas libre de disfrutar a tu pareja en todos los sentidos.

Al primer indicio de la falta de respeto, confianza y/o la presencia de mal sexo, sal corriendo de esa relación pues no tiene futuro. Lo siento, no lo tiene. Así que no te enfrasques en estar con alguien que al final del día no te hará feliz.

A veces nos equivocamos al estar con alguien que no cumple con nuestras expectativas y esto sucede al creer que no habrá otra persona mejor; pero, es preferible dedicar ese tiempo a otras cosas más provechosas que a una relación que no te llevará a la armonía que debería.

La atracción y la simpatía no son suficientes para convivir con alguien, así que mantente rodeado de amigos objetivos que te permitan ver la realidad de la relación que tal vez no percibes.

Recuerda que el amor es ciego… y estúpido ¡Suerte!

Comparte esto:

 
Copyright © Neouomo. Designed by OddThemes